Entre la inmensidad de estudios de grabación, estos 5 pueden considerarse como verdaderos templos del Rock.

ar2

Pocas veces reparamos en la manufactura de una canción o álbum. Si bien lo más importante invariablemente es una composición memorable, una buena grabación siempre agrega valor a cualquier melodía. Desde amplificadores con fallas hasta pianos antiguos. Estos son los relatos detrás de los cinco estudios de grabación imprescindibles en los anales del Rock.

 

Abbey Road Studios

Los más célebres estudios de grabación de la historia iniciaron sus operaciones en el lejano 1931. Pero no fue hasta 1958 con Move It de The Shadows que, los entonces EMI Studios, comenzaron su andanza en el Rock. Su grandeza está íntimamente aparejada con The Beatles. Quienes convirtieron el estudio 2 en el eje gravitacional de la música popular desde 1963 y hasta 1969. Incluso el nombre de los estudios cambiaría después de que fuera publicado el último álbum del cuarteto, nombrado en honor a la calle que albergaba su particular centro de mando: Abbey Road. Más allá de los Fab Four y sus innovaciones técnicas en los estudios, el número 3 de la famosa calle de Westminister, Londres, ha servido de lienzo para afamadas obras de Pink Floyd, The Zombies, Donovan, Depeche Mode, Oasis, Radiohead y muchos más.

 

Sun Studio

La historia del Rock & Roll no se entendería sin la existencia de Sam C.Phillips y su legendario Sun Studio de Memphis, Tennessee. El cual puede jactarse de tener no sólo la primer grabación de Rock & Roll de todos los tiempos con Rocket 88 de Ike Turner (1951), sino de ser cuna y trampolín de los pilares más importantes del género. Elvis Presley, Carl Perkins, Jerry Lee Lewis, Johnny Cash, Roy Orbison, entre otros más que desfilaron por sus pasillos. Más allá del afortunado accidente de fallas técnicas en el amplificador del estudio, las que aportarían el electrizante sonido de las grabaciones. La visión de su creador forjaría el nuevo y excitante movimiento, dando foro y difusión a todos esos rebeldes pioneros del Rock & Roll.

 

Electric Lady Studios

Concebido originalmente como un club nocturno en el vibrante distrito Greenwich Village en el oeste de Manhattan. Los estudios fueron diseñados para cumplir con las exigencias psicodélicas de su dueño, el prodigio de la guitarra Jimi Hendrix. Dotado de un ambiente relajado y colorido, el estudio logró dar salida al ambicioso tercer (y último) álbum de Hendrix, Electric Ladyland. Desgraciadamente su dueño sólo lo disfrutaría por pocos días a finales de 1970. Pero la vibra, energía y excelentes capacidades tecnológicas de los Electric Lady Studios ayudarían a la gestación de obras maestras como Houses of the Holy de Led Zeppelin, Talking Book de Stevie Wonder, Horses de Patti Smith y Back in Black de AC/DC.

 

Sunset Sound/Sound Factory

Aunque los estudios Sunset Sound Recorders hayan sido creados, en 1958, para las sonorizaciones de las películas de Walt Disney. Su lugar en el Rock no puede ser desestimado. Su evolución, a principios de los 60, como The Sound Factory los convertirían en los estudios de grabación más socorridos en todo California. Algunos de los más de 200 álbumes de oro grabados en alguna de sus múltiples salas son Pet Sounds de The Beach Boys, Buffalo Springfield Again de Buffalo Springfield, el homónimo de The Doors, Exile On Main St. de The Rolling Stones y Led Zeppelin IV de Led Zeppelin.

ar3

Trident Studios

El último en la lista no es menos relevante. Aunque actualmente no se reciba a bandas de Rock, de 1968 a 1985 fue uno de los estudios de grabación más importantes en el Reino Unido. Superando a los mismos Abbey Road Studios en equipamiento y tecnología. Además de las exclusivas instalaciones en el Soho londinense, la actitud relajada del dueño, ingenieros y operadores ayudaron a posicionarse entre los mejores músicos de la época. The Beatles fueron de los primeros en utilizarlo en su sencillo Hey Jude, apoyándose en la novedosa grabadora de ocho canales y en el centenario piano Beckstein hecho a mano. Algunos álbumes ilustres grabados bajo su cobijo son las primeras cuatro producciones de Queen. The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars de David Bowie, Goodbye Yellow Brick Road de Elton John, y Transformer de Lou Reed.

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.