Detrás de una de las bandas más intrigantes de los 60, se atesoran una serie de memorias dignas de ser reveladas.

td2

La banda californiana The Doors lograría imprimir un sello distintivo, duradero e influyente durante el apogeo psicodélico de la segunda mitad de los sesenta. Jim, Ray, Robby y John se apoyarían en el Blues y la poesía para explotar la seductora belleza de la oscuridad. Su breve carrera, de apenas ocho años, dejó una estela de grandes melodías y grandes historias, aquí ocho de ellas.

 

El grupo se formó en la escuela.

James Douglas Morrison y Raymon Daniel Manczarek, quienes se convertirían en el vocalista y tecladista, se conocerían en la Escuela de Teatro, Cine y Televisión de Universidad de California (UCLA) durante el verano de 1965. Jim presentaría a Ray algunas poemas para transformarlos en canciones, lo cual resultaría en la formación de The Doors. Después se uniría un compañero de meditación de Manzarek, el baterista John Paul Densmore y el entusiasta de la guitarra Robert Allan Krieger.

 

Su nombre proviene del un libro.

Al ser ávidos lectores de poesía, filosofía y novelas, Jim y Ray escogerían un nombre íntimamente relacionado con la literatura. Un  ensayo del famoso escritor inglés Aldous Huxley, acerca de su experiencia con la mescalina, fungiría como infusión para el célebre nombre. Así de The Doors of Perception (1954) quedaría inmortalizado en el Rock simplemente como The Doors. Dicho ensayo, a su vez estaría inspirado por una línea del poema de otro escritor inglés. William Blake, quien en su The Marriage of Heaven and Hell (1790-93) escribió “Si las puertas de la percepción fueran depuradas, todo aparecería ante el hombre tal cual es, infinito”.

 

Jim Morrison introduciría la poesía a la psicodelia.

Desde el nombre de la banda se podría atisbar la predilección de su líder por la literatura, en especial la poesía. Nombres como Nietzsche, Rimbaud, Baudelaire y Artaud formaban parte del bagaje cultural de Morrison. Él no dudó en apostar a ese espíritu alegóricamente siniestro en las letras de The Doors. Aunque no era el primero en juntar la poesía y el Rock, fue el más importante y trascendente durante la época psicodélica de los sesenta. El rey lagarto expandió su mente hacia ­los límites sombríos y salvajes de la psique humana, abordando temas como el sexo, el abandono y la violencia.

 

No necesitaron de un bajista.

En el plano musical, la banda se basaba en el profundo y amplio sonido de los órganos de Ray Manzarek. Con la mano derecha generaba melodías memorables como en Light My Fire y armonías punzantes como en Roadhouse Blues, mientras que con su siniestra era capaz de llevar el bajo de cada una de las canciones de The Doors. De esta forma, el Fender Rhodes de Ray supliría de manera triunfal a cualquier bajista, esencial en las bandas de Rock de la época.

 

Eran controvertidos y provocadores.

Uno de los atributos más conocidos de la agrupación, y sobretodo de Jim Morrison, es su actitud desafiante y transgresora. Aunque en los orígenes de The Doors Mr. Mojo Risin’ era tímido, rápidamente evolucionaría hasta convertirse en uno de los arquetipos más duraderos del Rock. Algunos de los sucesos más perversos se darían en medio de sus conciertos. El primero, a finales de 1967 en New Haven, cuando arremetiera verbalmente contra los policías de la arena, lo cual concluyo en su detención arriba del escenario. Convirtiéndose en el primer músico arrestado durante una presentación en vivo. El segundo incidente se daría quince meses después en Miami. Además de llegar más de una hora tarde y completamente ebrio, insultó nuevamente a la policía así como a la audiencia, para después desnudarse y hacer movimientos sexuales explícitos. Al final, visitaría la prisión una vez más.

td3

Grabaron 8 álbumes de estudio.

Después de ser firmados por la disquera Elektra en agosto de 1966, The Doors emprenderían una prodigiosa carrera que incluiría ocho discos de estudio en los siete años siguientes. Comenzarían de manera heroica con su disco homónimo de 1967, el cual sería grabado en menos de una semana y terminaría vendiendo más de veinte millones de copias. Seguirían Strange Days (1967) y Waiting for The Sun (1968) con composiciones similares a su debut. Después experimentarían en la producción y arreglos de The Soft Parade (1968). Regresando a sus orígenes blueseros en Morrison Hotel (1970) y L.A. Woman (1971), último con Jim al frente. Los tres miembros restantes lanzarían Other Voices (1972) y Full Circle (1973); marcando así el final de una ilustre memoria sonora.

 

La muerte de Jim jamás ha sido esclarecida.

Los excesos de Morrison eran bien conocidos. Su gusto por el alcohol crecería con el tiempo, al igual que el consumo de sustancias psicodélicas como la mescalina y el LSD. Su conducta se volvía cada vez más errática y extravagante. Al grado que después del infame (y último) concierto en Nueva Orleans, en diciembre de 1970, accedería a retirarse de las presentaciones en vivo. Después de grabar L.A. Woman, Jim se exiliaría en la Ciudad luz para encarnar su versión de los poetas malditos que tanto admiraba. Sin embargo cuatro meses después, el 3 de julio del 71, su novia Pamela Courson lo encontraría sin vida en la bañera de su departamento parisino. La causa oficial de su muerte fue “falla cardiaca”. La ausencia de una autopsia han dado rienda a varias teorías relacionadas con la heroína.

 

Lo único cierto es que Jim Morrison moriría a la edad de 27 años, uniéndose así al sombrío club iniciado por Robert Johnson.

 

The Doors después de Jim Morrison.

Después de la muerte de Jim, Ray, Robby y John decidieron continuar con la banda grabando un par de álbumes más con Krieger y Manzarek al frente. El enfoque de la banda se tornó más orgánico, dando protagonismo a cada instrumento que había sido opacado por la enorme presencia de su antiguo líder. Después de separarse en 1973, los tres miembros sobrevivientes se reunieron en 1978 para musicalizar algunos poemas grabados por Jim, lanzando An American Player. Después de otros encuentros menores en las dos décadas posteriores, Manzarek y Krieger comenzarían a dar conciertos alrededor del mundo como The Doors of the 21st Century hasta la muerte del primero en 2013.

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.