En una prodigiosa carrera que exploraba y rompía paradigmas sexuales en el Rock. Lou Reed no sólo escribía sobre ello, lo vivía.

lr2

Nacido en el seno de una familia judía en Brooklyn. Lewis Alan Reed mostraría una personalidad atípica que lo distinguiría por el resto de su vida, moldeando su prolífica carrera. Una historia de transgresiones con The Velvet Underground y en modo solitario. Una mente visionaria que proclamaba al Rock & Roll como Dios y la guitarra como su religión. Más allá de escribir de temas escabrosos, incomodos y altamente sexuales, los vivía en carne propia.

 

Desde muy joven, la naturaleza frágil, sensitiva e introvertida de Lou Reed sería focalizada en su pasión, la música. Sin embargo esa personalidad, también le ocasionaría problemas escolares, sociales y familiares. Los cuales tendrían su pináculo en una severa crisis nerviosa que lo marcaría por el resto de sus días. Sus padres no sabían cómo enfrentar la difícil situación y, aunado a la sospecha de sus preferencias homosexuales, tomarían la determinación de ingresarlo a un tratamiento electroconvulsivo para aliviar todos sus males. Tal situación sólo ocasionó un resentimiento por parte del famoso neoyorkino hacía sus padres. Lo dejaría plasmado en su tema Kill Your Sons de 1974.

 

La música como escape

Una vez superada la adolescencia Lou se enfocaría en su verdadera pasión. Para 1964 conformaría, al lado de John Cale, The Velvet Underground. La cual, a la postre, se convertiría en una de las bandas más influyentes de todos los tiempos. Un sonido altamente arriesgado, basado en un eclecticismo adelantado a su época y en letras sin reservas o censuras. Parte importante de esta propuesta sonora y lírica sería el reflejo de su cotidianidad. Él se desenvolvía dentro de los círculos bohemios y artísticos de Manhattan, en donde la promiscuidad y liberación sexual eran celebradas. Sus relaciones homosexuales eran habituales. El más famoso resultado artístico de esta época sería Candy Says, una referencia explícita a Candy Darling, la travesti súperestrella de Andy Warhol.

lr3

Después de su corta, brillante, pero poco redituable carrera con The Velvet Underground, Lou Reed no podría mantenerse mucho tiempo inactivo. Así, a principios de los setenta tomaría los escenarios como solista con una actitud todavía más liberada. Abrazando por completo el estilo Glam de la época. Comenzando una productiva etapa con la cual obtendría un amplio reconocimiento artístico y comercial. Escoltado por Bowie y Mick Ronson, lanzaría el excéntrico Transformer; con relatos de calle, sexo, drogas, prostitución y desesperación. La punta de lanza sería su sencillo más famoso Walk On The Wild Side, oda a travestis y transexuales de Nueva York, conocidos durante su ciclo con Warhol.

 

Lewis mantendría ese espíritu libre y ambivalente por las siguientes cuatro décadas. Lo mismo lanzando discos de Rock directo y sin preocupaciones, que adulando a su musa transexual Rachel. Un verdadero innovador que no sólo creó el lado salvaje, lo caminó.

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.