La primer súperbanda de la historia del Rock, también serían precursores del sonido macizo de los Power Trios.

Para 1966, el Rock vivía una de las mejores cosechas musicales de todos los tiempos. The Beatles, The Beach Boys, Bob Dylan, Franz Zappa y muchos más, abrían fértiles brechas en nuevos y excitantes mundos. La psicodelia, la conciencia política, la experimentación en el estudio, y demás innovaciones se podían escuchar desde el Forever Changes hasta el Black Monk Time. En el terreno virtuoso y de poder había una banda que estaba a punto de explotar. La crema y nata de su generación, la primer súperbanda, el primer Power Trio: Cream.

 

Para crear este par de paradigmas, Cream se asentaría en los tres de los músicos más versados dentro de la competida escena británica. Desde los Yardbirds y The Bluesbreakers, la deidad de las seis cuerdas, Eric Clapton. De The Graham Bond Organisation, la estrella de las percusiones, Ginger Baker. Y de Manfred Mann, el multi-instrumentalista y legendario bajista, Jack Bruce. Un trinomio perfecto reunido por la necesidad de expandir los recursos técnicos establecidos hasta ese momento en el Rock.

 

La unión de estos hábiles y, para entonces, acreditados músicos serían la piedra angular y ejemplo de asociaciones estelares por venir. Las benditas súperbandas o súpergrupos. Crosby, Stills, Nash, and Young, The Dirty Mac, Emerson, Lake and Palmer, The Traveling Willburys, Asia, A Perfect Circle y hasta Audioslave mantendrían esta tradición durante los años y décadas posteriores.

Los Power Trios.

La infusión de Blues y sobre todo el Jazz en el sonido de Cream, sería el sello de distinción y argumento principal para su segundo logro: la creación del Power Trio. La complementariedad y solidez en cada compás. La fiereza y el poder traducidos en altos decibeles. La explosión trepidante de cada instrumento durante las improvisaciones. Y la proclividad por manifestar que menos es más. Todos atributos de una alineación básica pero maciza, pequeña pero grandiosa, compacta pero vigorosa. La instauración del Trío de poder. Un camino recorrido por The Jimi Hendrix Experience, Motörhead, Thin Lizzy, Rush, Primus, Nirvana entre otros.

 

Lamentablemente, la carrera de los pioneros Cream duraría menos que el número de sus integrantes. Para noviembre de 1968 ya eran historia. Sin embargo, revelarían una estela indeleble en el firmamento del Rock. Una mezcla de Blues, Jazz, Pop y Psicodelia encapsulados en el Hard Rock que dejaría enormes satisfacciones en las propuestas de la década de los 70.

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.