Por generaciones, la protesta ha sido la definición y el motor del Rock. Algunas veces ha sobrepasado los acordes y ha salido a las calles.

pt2

El principal ingrediente durante la gestación del Rock sin duda fue el espíritu rebelde, ánimos de cambio y progreso, lucha contra lo establecido; en este sentido podría decirse que todo el Rock es, o debería ser, música que encarna protesta. Hay interpretes que llevan esa protesta a un nivel categórico, llenando sus melodías con reclamos de todo tipo. Desde el fascismo con Woody Guthrie hasta el sexismo con Sonic Youth. Existen otros que traspasan los archivos sonoros para elevar su reprobación a la acción, aquí cuatro de los más sorprendentes:

 

La cama de la paz

Siendo el rostro más rebelde y político de The Beatles, John Lennon comenzaría su activismo en los últimos años con la banda. Musicalmente lo haría con la intrépida Revolution de 1968; escalando su mensaje, un año más tarde, con su famosa encamada al lado de su flamante esposa Yoko Ono. El motivo de inconformidad era la infame Guerra de Vietnam, la cual llevaba más de tres lustros de incesante belicismo, recrudecidos con el gobierno de Johnson. Yoko y John aprovecharían la inmensa publicidad suscitada por su boda para transmitir un mensaje contundente a todo el mundo. El mensaje de la paz.

 

Inspirados en las resistencias pacíficas sit-in, donde las personas congregan y se sientan hasta que sus demandas son atendidas. Pasarían su luna de miel en una cama del hotel Hilton de Amsterdam, pregonando amor y paz a todos los medios convocados. La inusual protesta sería replicada un par de meses después en el hotel Queen Elizabeth de Montreal. Ante la negativa del gobierno estadounidense de recibir a John. La cual finalizaría y trascendería a través del himno de paz Give Peace a Chance.

 

Punk en el río Támesis

El Punk de los setenta marcaría una revolución sónica e ideológica en la música, protestando incluso contra el propio mito del Rock. Si bien el nacimiento del género se daría en los Estados Unidos, del otro lado del Atlántico vería su vena más extrema con los londinenses Sex Pistols. La coyuntura histórica no podía ser mejor. En 1977 se celebraba el jubileo de plata de la Reina Isabel II, y los punks británicos estaban por publicar su primer álbum. Tal material contenía God Save The Queen. Uno de los temas más furiosos e irreverentes de la historia, oda en contra de la monarquía y el nacionalismo.

 

De tal suerte que el 7 de junio del mítico 1977, la banda rentaría una pequeña embarcación para navegar por el Támesis y tocar un subversivo set. Contrastante con la fiesta nacional a su alrededor. La osadía terminaría en varios arrestos y golpizas por parte de la policía británica, y sobre todo en el nacimiento de la leyenda de los Sex Pistols.

 

El asalto al Amo de los boletos

En los noventas, no existía banda más grande en la escena del Rock norteamericano que Pearl Jam. Su alcance y ventas sólo se comparaban con las de otro gigante del Grunge, Nirvana. El éxito obtenido tras su primer álbum, permitió a los de Seattle crear sus propias reglas en la industria. Prescindiendo de los medios para su acercamiento con la gente y dependiendo de sus apasionadas presentaciones en vivo para aumentar su reputación. Tal fuerza les permitiría embarcarse en una batalla contra el poderoso monopolio de Ticketmaster.

 

A principios de 1994, Pearl Jam comenzaría otra extensiva gira. Exigiendo un precio justo hacia el público por parte de la empresa de boletos. Acusando arbitrariedad y ventajismo en los cargos por su servicio. La protesta escaló a los juzgados, en donde Ticketmaster saldría, tristemente, airoso. La banda cancelaría su ambiciosa gira en señal de protesta. A su vez, comenzarían a apoyar a pequeñas empresas que competían con el amo y señor de los boletos.

pt3

La clausura de Wall Street

Para finalizar el conteo no existe mejor exponente de protesta que los anarquistas californianos de Rage Against The Machine. Quienes desde su mismo nombre atacan casi todo lo establecido. Una furia contra la máquina. Militancia activa contra el imperialismo, el gobierno, el corporativismo y otros opresores. Con incendiarias melodías y letras de izquierda, Zack de la Rocha y compañía tomarían por sorpresa a la industria a principios de los noventa. Su militancia no se limitaría a los discos. Ya fuera apoyando abiertamente al movimiento armado/político mexicano del EZLN o volteando y quemando las banderas de su país en conciertos.

 

El momento más álgido en su carrera fuera de los escenarios se daría en el núcleo financiero mundial a principios del nuevo milenio. Al final de la grabación del video Sleep Now In The Fire, la banda y algunos de sus seguidores intentarían ingresar al recinto de la Bolsa de valores de Nueva York (NYSE). Después de acalorados forcejeos se les bloquearía el acceso. El altercado obligaría al cierre precautorio de la Bolsa. Logrando así (según las palabras del director del video y activista político Michael Moore), “la clausura por algunas horas del capitalismo norteamericano”.

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.