¿Por qué el festival Desert Trip puede ser el último gran acontecimiento en la historia del Rock?

dt2

Desde Woodstock, en un lejano 1969, no ha existido un evento con tanta expectativa como Desert Trip. Un par de fines de semana en octubre del presente 2016, los cuales prometen detener por algunas horas el curso natural de la historia del Rock. Seis actos repartidos en tres días con los pilares remanentes de las épocas doradas. Genios transformadores que no han bajado la guardia por casi cinco décadas, y que colisionarán por vez primera bajo las cálidas noches del desierto californiano. Un suceso literalmente irrepetible.

 

Sería improductivo, casi imposible, explicar la monumental importancia de los astros que iluminarán el escenario. Su historia y sobre todo su obra son suficientes e inexpugnables. La longevidad y fiereza de The Rolling Stones es incomparable. La temeridad y capacidad poética de Bob Dylan es irrepetible. La exquisitez y perfección de Paul McCartney es inalcanzable. La tenacidad y profundidad de Neil Young es inquebrantable. La suntuosidad y abstracción de Roger Waters es insuperable. Y la visión y poderío de The Who es inagotable. Adjetivos poco descriptivos cuando son comparados con alguna de sus canciones o hazañas en su extensa carrera, empero permiten dimensionar la envergadura del magno festival.

 

Cientos de historias reunidas

Con tal alineación es absurdo serenarse. El personaje que fundó a The Beatles, el cual también es Caballero de la Orden del Imperio Británico; compartirá el tiempo y el espacio con el pionero de la introspección y la protesta en el Rock, quien a su vez es Doctor Honorario en Princeton y la Universidad de St Andrews. Los máximos precursores de los álbumes conceptuales se presentarán con un día de diferencia. Y los dos actos restantes pueden jactarse de haber lanzado sus debuts hace más de 50 años. Los remolinos de guitarra, la distorsión, los estudios de grabación rodantes, los solos de una nota, el sonido cuadrafónico, y los álbumes dobles, entre muchas otras innovaciones, fueron presentadas al mundo por alguno de estos titanes. Su influencia es escuchada en cualquier banda del presente.

 

La expectativa ha sido mayúscula. Cerca de medio millón de entradas se agotaron apenas unas horas después de haber sido liberadas. Los medios y las redes se inundaron de referencias al festival, y la comunidad musical celebra como pocas veces. Los afortunados que lo vivirán, serán testigos del último gran acontecimiento en la historia del Rock. Energizándose con Start Me Up, coreando Like A Rolling Stone, llorando en Let It Be, suspirando con Heart Of Gold, discurriendo con Comfortably Numb, y rockeando con My Generation. También serán partícipes en una peculiar hazaña de los tiempos modernos, un viaje atípico, un instante para la eternidad, digno de una novela de H.G. Wells: el momento que el Rock detuvo al tiempo.

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.