¿Por qué el Rock ha tenido un lugar tan especial en la serie?

ts2

Con más de 600 capítulos a lo largo de 28 temporadas, las aventuras de la disfuncional familia amarilla de Springfield, es la serie más longeva de la historia. Los temas desarrollados durante ese asombroso período han sido tan variados que tocan prácticamente cada aspecto de la vida. Aludiendo sucesos históricos e incluso prediciendo algunos otros.

Una parte fundamental en The Simpsons son las apariciones de personajes famosos, en especial, de músicos renombrados. Como el amor platónico adolescente de Marge, Ringo Starr. Aerosmith tocando en el la taberna de Moe. Las adaptaciones de las historias de The Beatles y Nirvana con The B-Sharps (Los Borbotones) y Sadgasm respectivamente. The Ramones cantando en el cumpleaños del Sr. Burns. El festival noventero de “Hullabalooza” con Smashing Pumkins, Sonic Youth y Cypress Hill. El “Campamento fantástico del Rock’n’Roll de The Rolling Stones”, y muchas otras muestras del mundo rockero ajustado a la realidad caricaturesca. Pero ¿por qué este género es tan importante para la serie?

 

Antes de The Simpsons

Matt Groening es el puente entre su más célebre obra y el Rock. Para comprenderlo necesitamos indagar un poco más allá dentro del hombre que logró que The Who derribara, a punta de poderosos acordes, el muro que dividía Springfield. El nativo de Portland dio sus primeros pasos en la escritura y animación a mediados de los setenta. Editando el periódico de su universidad así como publicando caricaturas y artículos. En 1977 probaría suerte como escritor en Los Ángeles, realizando todo tipo de trabajos aleatorios. Hasta que en 1980 obtuvo un empleo en un diario importante, el L.A. Reader; su primer columna importante sería “Sound Mix”, un espacio dedicado a la música, a la par de la tira cómica de culto “Life in Hell”.

ts3

Un legado musical

Al crear The Simpsons, a finales de los ochenta, Matt reconocería la importancia de una buena melodía para su identificación instantánea. Con su predilección, fuera de los clásicos titanes de los 60 y 70, por músicos poco ordinarios como Frank Zappa (su favorito) o Captain Beefheart (creador de su álbum predilecto), contactaría a Danny Elfman, un naciente autor de bandas sonoras, quien ya contaba con un importante legado como compositor y vocalista de la ecléctica agrupación Oingo Boingo. Alineándose así con sus excéntricos gustos musicales. El resultado sería una sello inconfundible, cenit creativo para el exitoso compositor que cuenta con obras sonoras del calibre de The Nightmare Before Christmas, Men In Black,  Good Will Hunting o Spider-Man. Una extraña conciliación entre las melodías de Hanna-Barbera y las criaturas de cuatro dedos, con cabellos puntiagudos.

 

Después del triunfo comercial de la serie, Groening no olvidaría su afición por el género y cofundaría una banda de escritores aficionados al Rock: The Rock Bottom Remainders. También curaría la oferta musical en un par de ediciones del festival All Tomorrow’s Parties, y editaría publicaciones especializadas en críticas musicales. De esta forma, Matt plasmaría su afición sonora dentro de las peripecias de la familia más socorrida de la pantalla chica, un puente entre The Simpsons y el Rock.

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.