Nacido en los cincuenta en Jamaica, el Ska tendría una arrebatadora segunda vida cuando fuera reinterpretado por algunos punks británicos.

sk2

A finales de los años cincuenta, en la isla caribeña de Jamaica, podían escucharse transmisiones militares norteamericanas de Jazz y Rhythm and Blues. Lo cual suscitaría una escena de músicos afines a estos géneros, quienes los mezclarían con estilos musicales locales como Calypso o Mento para generar un alegre y cadencioso ritmo, el Ska. Artistas como Derrick Morgan, Prince Buster, Toots & the Maytals y The Skatalites, serían pioneros del ritmo caracterizado por tresillos y una guitarra entrecortada en síncopa.

 

Esa primera ola de Rudeboys tendría un impacto moderado durante sus inicios, pero cimentarían las bases del Reggae. Un movimiento jamaiquino de mayor envergadura e impacto social y musical. El Ska no limitaría su influencia a su país de denominación, sino que viajaría a otra isla con profundas raíces sonoras: la Gran Bretaña. Una gran nación que había auspiciado, por cerca de dos décadas, a una infinidad de bandas tan diversas como prolíficas, quienes siempre estaban ávidos por descubrir nuevos horizontes musicales. Es así como a finales de los setenta, y en pleno apogeo del Punk y New Wave, la semilla del Ska jamaiquino germinaría una vez más en un ambiente incitante. El “2 Tone” recordaría a esos héroes caribeños en las calles de Coventry, el corazón geográfico de Inglaterra.

Cruzando el Atlántico

Este revival del Ska estaría cargado con la disidencia y poderío del Punk que impactaría sónica como socialmente. Dentro del primer aspecto se incrementaría de forma sustancial el tempo, la instrumentación y la producción de las canciones. Socialmente, además de adaptar la vestimenta y parte de la ideología de los rudeboys, estos grupos mantendrían la osada propuesta de incluir integrantes de color en sus alineaciones así como mensajes políticos en sus letras. Bandas como The Specials, The Selecter, The Beat o Madness representarían a la perfección este nuevo “Motown” inglés. Con trajes negros, camisas blancas, corbatas negras, calcetas blancas, sombreros pork pie y loafers negros. Traduciendo sus ideas en la imagen característica del 2 tone, todo bajo al estandarte de la bandera a cuadros y una disquera homónima.

sk3

El movimiento tendría un éxito limitado al Reino Unido, con Skinheads, Mods y Rudies como sus principales seguidores. Formando una recia subcultura que mantendría el espíritu jamaiquino latente y lo potenciaría a una siguiente generación de músicos. La segunda resurrección del Ska se realizaría por primera vez fuera de una isla, en los Estados Unidos de Norteamérica, en donde se replicaría la unión sonora con el Punk pero con más ferocidad aun. Sería con esta tercera ola que este género obtendría, por fin, un mayor alcance geográfico y comercial con bandas como Sublime, Rancid, Ska-P, Tokyo Ska Paradise Orchestra o Los Fabulosos Cadillacs, llevando aquellos ritmos isleños alrededor del globo terráqueo.

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.