Pocos interpretes han innovado tanto como Frank Zappa y Captain Beefheart, por lo tanto la colaboración entre ambos no podría entenderse en una sola etapa.

zb

Frank Vincent Zappa y Don Glen Vliet nacieron con 25 días de diferencia a más de 4,000 kilómetros de distancia, en Baltimore y California, respectivamente. Los ajustes del destino los reunieron y separaron varias veces, siendo las aulas del Antelope Valley High School, en Lancaster California, el punto de partida de la colaboración más experimental y transgresora en la historia del Rock.

Irónicamente, la primer colaboración entre Frank y Don no funcionaría como se hubiera vaticinado; juntos formarían “The Soots”, la cual era una mezcla de avant garde, ruido e historias surrealistas. La poca aceptación y falta de interés harían de esta banda una historia fugaz, pero con su disolución ambos personajes se embarcarían en viajes distintos, originando así dos grupos claves en el Rock Experimental de los sesenta: Frank Zappa and The Mothers of Invention y Captain Beefheart and His Magic Band.

 

zb2

 

Ambos grupos lanzarían álbumes debut desafiantes; en 1966 Frank Zappa presentaría “Freak Out”, una apología de la descomposición del Rock, 14 temas con un mensaje crítico hacia la sociedad y la industria musical, un verdadero ejercicio de libre expresión y experimentación. Un año después Captain Beefheart debutaría con “Safe as Milk”, el cual mostraría la faceta más accesible de Don Van Vliet, composiciones basadas en el Blues pero con una carga rítmica inusual y letras sumamente alegóricas. Los viejos amigos estaban liderando sus propias bandas de inadaptados, allanando el terreno para futuras generaciones, mientras se urdía la segunda ola de colaboraciones entre ellos.

Esta segunda etapa sería tan prolífica como problemática, comenzando por una aparición vocal de Beefheart en el disco instrumental de Zappa “Hot Rats”, seguido por la producción de Frank del legendario álbum del Capitán “Trout Mask Replica”, los compañeros había creado otro par de estandartes dentro del Rock Experimental. Sin embargo los egos, unidos a sus extravagantes personalidades, colisionarían al punto del enfrentamiento, los camaradas se habían convertido en enemigos hablando mal uno del otro e incluso reteniendo el material grabado para su no publicación.

 

zb1

Cuando parecía que el fin de esta amistad había llegado, el vínculo que los unía resurgió cual Fénix, llegando así el momento de una tercera colaboración: “Bongo Fury”, un álbum generado a partir de diversas grabaciones en vivo de 1975; este álbum lograría la fusión del particular estilo de ambos, con Frank Zappa proveyendo una base jazzística con ritmos múltiples así como la mayoría de las composiciones, mientras Captain Beefheart complementaba con potentes interpretaciones vocales, llenas de espontaneidad y pasión; una verdadera joya del género. Finalmente habían creado una obra que documentaría la unión de sus visionarias carreras, las cuales se fundieron a través de aquella vieja amistad surgida dentro de un salón de clases.