Entre una infinidad de canciones en el amplio catálogo del Rock, ¿cuáles son nuestras veinticinco favoritas?

vc2

Llevados por la extraña seducción de reconocer las obras más sobresalientes en seis décadas de historia, nos hemos tomado la libertad discriminativa de recopilar, entre millares de grandiosas opciones, las canciones que glorifican el Rock & Roll. No nos atrevemos a llamarlos los mejores, pero aquí les dejamos nuestros veinticinco himnos predilectos ordenados alfabéticamente:

 

A Day in The Life por The Beatles

El ambicioso y épico cierre de su primer álbum conceptual, John y Paul aislados y articulados al mismo tiempo, la mejor muestra de su dualidad. Quizás jamás volvieron a funcionar tan bien juntos; después de esta incendiaria joya, no era necesario.

 

Autobahn por Kraftwerk

Pioneros y padrinos de la música electrónica, estos Beach Boys alemanes calaron profundo en la conciencia musical con su primer éxito internacional, veintidós minutos de ritmos pulsantes, atmosféricos y repetitivos que continúan hipnotizando.

 

Baba O’Riley por The Who

Una muestra de dos elementos claves en el Rock, la experimentación expresada en la improbable unión de un sintetizador con un violín, y la amistad con la inclusión de Keith Richards al poderoso combo de Pete, Roger, Keith y John.

 

Blowin’ In The Wind por Bob Dylan

Un adolescente de 20 años escribiría la canción de protesta por excelencia con un mantra que resuena intensamente en cada coro. La complejidad, profundidad, imaginación e introspección de Zimmerman quedan expuestas en la sublime simpleza de cuatro acordes.

 

Bohemian Rhapsody por Queen

La opulencia, grandilocuencia y autocomplacencia que sólo Mercury y compañía sabían conquistar; una composición con seis segmentos diferentes que necesitó de ciento ochenta tracks para demostrar los verdaderos alcances del Hard Rock.

 

Comfortably Numb por Pink Floyd

Una nueva y gratificante dimensión en la vasta carrera de Pink Floyd, Gilmour revitalizaría el mejor álbum “solista” de Waters con su única aportación, la mejor composición de su carrera, que obviamente incluía uno de los mejores solos de guitarra de la historia.

 

God Only Knows por The Beach Boys

El resultado más celestial de un genio atormentado, una progresión tan compleja como reconfortante; Brian Wilson estaba determinado a igualar a The Beatles, este es el mejor ejemplo que, por momentos, lo había logrado.

 

Golden Slumbers / Carry That Weight / The End por The Beatles

La obra maestra de Macca con The Beatles, el mejor final para la mejor historia en su último (quizá el mejor) álbum, nos entrega más de lo que podemos recibir, más de lo que se pueda expresar en tres someros renglones.

 

Happiness Is A Warm Gun por The Beatles

The Beatles se encontraban agonizando, componiendo y grabando de manera solitaria; sin embargo Paul y George se entusiasmarían al escuchar el abrupto collage auditivo de John, forjando el Santo Grial del escabroso “White Album”.

 

I Want You (She’s So Heavy) por The Beatles

Una avalancha de estados de ánimo bajo la lírica de Paul y la crudeza de John; con sus casi ocho minutos, una narrativa envolvente, un final súbito, y la necesidad de obtener más, es una perfecta analogía de la historia de The Beatles.

 

I’m Waiting For The Man por The Velvet Underground

Cuando se han escuchado miles de canciones a través de diversas décadas, existe sólo un puñado de obras irreductibles, Lou Reed y compañía eran especialistas en crearlas; si alguien quisiera conocer el Rock a fondo, este sería un buen punto de partida.

vc3

Johnny B. Goode por Chuck Berry

Un estandarte y la definición precisa del Rock; Chuck Berry nos enseñó que lo único realmente necesario para cambiar al mundo era una buena melodía, una guitarra y una actitud desafiante.

 

Layla por Derek & The Dominos

Una oda a ella, a lo que despierta y a lo que representa, cada quien tiene un nombre en mente pero fue Clapton quien lo trasladó certeramente al terreno musical, un Blues que no da concesiones, un Blues que se rinde a Layla.

 

Like a Rolling Stone por Bob Dylan

Un camino que unifica, con la universalidad de la poesía de Dylan que va más allá de toda interpretación. La evolución de Bob es evidente en esta obra maestra, una genialidad atemporal que suena desafiante cada vez que se escucha.

 

Moonage Daydream por David Bowie

David Bowie asumió una infinidad de roles a través de su prolífica carrera, el más gratificante se encuentra bajo el personaje de Ziggy Stardust, quien expresa aquí toda esa carga espacial, mística, exótica y extravagante sublimada por el Rock.

 

My Human Gets Me Blues por Captain Beefheart and His Magic Band

Don Van Vielt desecharía cualquier precepto formado hasta entonces, impactando abruptamente el entendimiento de cualquier receptor; esta obra muestra el lado más accesible en la impenetrable mente del Capitán.

 

No Quarter por Led Zeppelin

Una odisea que sólo podía ser contada por Plant, Page, Bonham y Jones; nos traslada a un lugar oscuro y profundo antes de encontrar la luz, una batalla ocurrida o por ocurrir, una batalla sin cuartel.

 

Paint It Black por The Rolling Stones

La epítome de la carrera de sus Satánicas Majestades, un sencillo directo y potente que define no sólo el sonido de Mick, Keith, Brian, Charlie y Wyman, sino al peligroso concepto del Rock & Roll.

 

Paranoid por Black Sabbath

Extrañamente uno de los riffs más conocidos del Rock sólo se repite al inicio de la canción, sin embargo es la génesis de muchas bandas de Metal que basaron su éxito en la fórmula embrujada de Ozzy y compañía.

 

Place To Be por Nick Drake

El menos conocido de la lista resulta ser el más sincero, Nick Drake estaba sufriendo al componer esta demoledora melodía, meses antes de morir nos obsequiaría la desgarradora belleza de la oscuridad humana.

 

Riders On The Storm por The Doors

El Rey Lagarto y The Doors haciendo honor a su nombre con una canción que transporta a otras puertas de la percepción; un escenario psicodélico paulatinamente envolvente que, cuando menos se espera, ha logrado llevar consigo al afortunado jinete que los escucha.

 

Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band por The Beatles

El primer acercamiento al lado mágico de The Beatles, un anzuelo para aquel osado a aventurarse más allá de la primera parte “ligera” de su carrera. La introducción de una banda ficticia demostraría la amplitud, calidad, innovación y perfección del cuarteto

 

Sounds of Silence por Simon & Garfunkel

Inspirada en la muerte del John F. Kennedy, este ícono del Folk es la perfecta expresión de nostalgia y luto, sentimientos que se transmiten más allá de las palabras y vibran en la psique de cada escucha.

 

Time por Pink Floyd

Parte medular del The Dark Side of the Moon, este tema es una poderosa llamada de atención, advirtiendo el paso del tiempo y su desaprovechamiento. Una reflexión perfectamente armonizada con los paisajes sonoros de Waters, Gilmour, Mason y Wright.

 

You Really Got Me por The Kinks

Los hermanos Davies arrebatarían su entrada en los anales del Rock con una melodía directa potenciada por estridentes acordes. La Invasión Británica y su amplio impacto sería menos penetrante sin esta joya de The Kinks.

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.