Con “Good Vibrations”, Brian Wilson generaría el molde para el futuro del Rock; al cual regresaría, 37 años después, con “Smile”.

bw2

 

Brian Wilson, junto a sus hermanos Dennis y Carl, su primo Mike Love y su amigo Al Jardine, habían definido el sonido festivo, playero y romántico de California a principios de los 60; con armonías vocales envolventes, melodías pegajosas y temas adolescentes como principales distintivos. The Beach Boys conquistarían la industria y estarían a su vanguardia hasta la llegada de la Invasión Británica, en especial The Beatles.

 

El “Rubber Soul” imprimiría en Brian Wilson una estímulo profundo, y lo llevaría a la creación de su obra cumbre de 1966: “Pet Sounds”, una gema poco valorada por su primera audiencia. The Beach Boys alcanzarían la perfección sonora; las composiciones denotaban una madurez y calidez excepcional y la producción era tan meticulosa como innovadora, para cada tema existirían innumerables sonidos y texturas, desde cuerdas orquestales hasta ladridos y latas de refresco.

 

Brian no se detendría ahí, ahora ya conocía las infinitas posibilidades del estudio de grabación y su crecimiento como compositor era evidente; así nacería “Good Vibrations”, el éxito mas grande de la banda, la “Sinfonía de Bolsillo” que involucraría: grabaciones en cinco estudios diferentes durante seis meses, la escritura nota por nota de cada instrumento, la unión de seis partes diferentes, noventa minutos de grabaciones en cinta, una pared de sonido, medio millón de dólares actuales, y un sinfín de excentricidades por parte de Brian; todo esto comprometería su cordura; parte genialidad, parte locura.

 

Tal genialidad desembocaría en “Smile”, el álbum que complementaría el sonido del futuro creado por “Good Vibrations”, sin embargo la conducta de Wilson sería cada vez más errática, las voces en su mente que lo habían llevado a superar “Rubber Soul” se convertirían en síntomas de esquizofrenia, que aunados a una creciente dependencia a la cocaína y anfetaminas acabarían en la cancelación del proyecto, su salida de The Beach Boys y su reclusión en un hospital psiquiátrico. Brian quedaría devastado, sin banda, semi-aislado y con problemas financieros; Estados Unidos había perdido al líder de su emblemática banda, la luz más brillante había quedado reducida a cenizas.

 

bw3

 

Y así sería por más de dos décadas, salvo esporádicas apariciones, Brian desaparecería del radar; pero su historia tendría un episodio más, después de algunos álbumes menores en solitario, contadas colaboraciones y su salud mental restaurada, Brian Wilson revisitaría “Smile”, volvería una vez más al futuro del Rock de “Good Vibrations” con sus multicapas, cambios de tonos, armonías complejas, instrumentación inusual y melodías oníricas, para finalizar el viaje comenzado en 1967, con una inolvidable presentación en el Royal Festival Hall de Londres en 2004. Brian Wilson había llegado, 37 años después, a su destino.

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.