The Kinks son la banda más subvalorada de la historia, no existe una explicación para este fenómeno, tal vez sólo sea su mala fortuna.

tk2

Nunca serían tan grandes o famosos como sus contemporáneos dentro de la Invasión Británica. Sin embargo, este cuarteto londinense editaría media docena de álbumes, impactando de forma directa la evolución del Rock. Desde el Hard Rock hasta el Britpop. Aunque su relevancia siempre es admitida entre el gremio musical, su alcance comercial y mediático siempre ha estado muy por debajo de su verdadero valor.

Después de algunos años de tocar Skiffle y Rock & Roll, los hermanos Ray y Dave Davies formarían The Kinks en 1963. Ambos serían la parte medular de la banda por más de tres décadas. Ray como el líder, compositor y vocalista principal y Dave como el fiel acompañante encargado de la guitarra principal. Una heroica mancuerna responsable de un sonido peculiar, un sonido completa e incondicionalmente británico.

Su primer gran sencillo sería You Really Got Me de 1964. Un poderoso himno que introducía la distorsión y los power chords al imaginario del Rock. Complementarían con la igualmente vigorosa All Day and All of the Night. Parecería que la escena había encontrado un nuevo bastión; uno lleno de intensidad, rebelión y visceralidad; sin embargo el destino les tenía preparado un futuro no tan afortunado.

Cruzando accidentadamente el Atlántico.

Estados Unidos vivía el auge de la Ola Británica y The Kinks tenía varios sencillos sonando en los radios norteamericanos. Razón por la cual los hermanos Davies y compañía atravesarían el Atlántico en búsqueda del reconocimiento mundial. Extrañamente la gira se vendería pobremente, los escenarios lucirían semi-vacíos y la personalidad explosiva de Ray acentuaría el mal momento de la banda. Incluso recibirían comentarios xenofóbicos durante sus presentaciones en televisión. Lo peor estaba reservado para el final de la gira: la Federación Americana de Músicos les negaría, sin ninguna clase de explicación, el permiso para presentarse en su país durante cuatro años. The Kinks estaban censurados, hasta 1969, en el mercado más grande del mundo.

tk3

El duro golpe de la prohibición influiría en las composiciones de Ray Davies. Sus canciones se volverían más íntimas y melancólicas, con mucho arraigo en la cultura y música británica. ¿El resultado? Una prolífica serie de álbumes. El sofisticado The Kinks Controversy de 1965. El innovador y majestuoso Face to Face del 66. El poético, casi mágico Something Else de 1967. El conceptual y nostálgico The Village Green Preservation Society de 1968. Y finalmente, en 1969, la cumbre de una era con Arthur. Todos estos esfuerzos serían recibidos positivamente por los críticos, pero una vez más el éxito comercial se quedaría corto en comparación con su verdadera valía.

El legado del infortunio

Parecería que The Kinks, aun con su desmesurado talento y magníficos álbumes, quedarían relegados por siempre. En parte así fue; sin embargo una enorme cantidad de músicos y bandas comenzarían a retomar sus enseñanzas y citarlos de manera directa como influencia. Algunas de las más importantes serían The Who, Queen, The Stooges, The Jam, Sex Pistols, AC/DC, Van Halen, Pixies, Stone Roses, Oasis, Blur, entre una lista interminable de actos que les siguieron. Al estilo de The Velvet Underground, tal vez muchas personas no escucharon a The Kinks pero quienes lo hicieron, formaron una banda. Tal vez esa mala fortuna pueda transformarse en un tesoro para quien se anime a darle una oportunidad a su majestuosa obra.

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.