Mas allá de la pregunta Hamletiana, la pugna entre ambos parecería acérrima; sin embargo, ¿hasta qué punto eran rivales?

rs3

La historia de los Rollin’ Stones es sin duda la más longeva, prolífica y popular de la historia del Rock & Roll. Con su paso definieron, mediante el ejemplo, varias facetas características de una banda prototípica del Hard Rock. El líder y vocalista energético e instintivo, las guitarras vigorosamente contrapunteadas, y la actitud desenfadada y desafiante. Una historia que supera las cinco décadas de vida y que, para bien o para mal, ha estado aparejada con la otra banda británica por excelencia, The Beatles.

 

The Rolling Stones se formaron a inicios de 1962 por un fortuito reencuentro ente dos excompañeros de primaria. Mick Jagger y Keith Richards, quienes junto a Brian Jones, Bill Wyman y Charlie Watts comenzarían una peligrosa carrera en contrapeso de la pulida carrera de The Beatles. Las diferencias eran evidentes a simple vista. Con sus sonidos que representaban el Ying y el Yang de la Invasión Británica. Las comparaciones eran recurrentes. Mientras unos cantaban I Want To Hold Your Hand, los otros contestaban con I Just Want To Make Love To You. Esos contrastes concluyeron en una aparente rivalidad, alimentada por sus seguidores y por la prensa. Sin embargo, existen más coincidencias que desencuentros entre los miembros de ambas bandas.

 

Encuentros afortunados y desafortunados.

La primer coincidencia sería la más importante y vendría de sus managers. Andrew Oldham había trabajado con Brian Epstein, y cuando el primero invitó a los representados por el segundo a ver un ensayo de sus protegidos, todo cambiaría para Sus satánicas majestades. Oldham había estado presionando a Jagger y compañía a escribir sus propias canciones y prescindir de los covers del Blues. Pero fue al ver a McCartney y Lennon terminando de componer  I Wanna Be Your Man (el que a la postre sería su segundo sencillo) frente a sus ojos, cuando ellos reconocieron que también podían hacerlo. Y así lo harían por muchos años, con más de veinte álbumes repletos con sus composiciones.

 

Otro encuentro favorable se dio mediante el entonces infame Dick Rowe, A&R de Decca Records, quien era conocido por haber cometido el error más grande en la industria musical, ¿cuál? Él había negado un contrato a The Beatles cuando estos audicionaron el primer día de 1962. Sin embargo una anómala segunda oportunidad se le presentaría pocos meses después. Un entusiasta George Harrison le recomendará una nueva y excitante banda de Londres. Rowe se tardaría muy poco tiempo para enmendar su error, firmando a The Rolling Stones hasta finales de los sesenta. Editando varias obras maestras como el Aftermath de 1966, Beggars Banquet de 1968 o Let It Bleed de 1969.

rs2

Relación directa.

Una última combinación entre ambas bandas se daría de forma explicita. En el ámbito más importante, la música. Las colaboraciones entre ambos fueron múltiples. Desde los coros de Mick Jagger y el oboe Brian Jones en Baby You’re a Rich Man. Las voces de acompañamiento de John y Paul en We Love You. Hasta la participación de Jagger y Richards en la primera transmisión satelital de la BBC de All You Need is Love. Además de un acuerdo no escrito entre ambas bandas de publicar sus álbumes y sencillos en fechas dispares para que no interfirieran entre sí.

 

De esta forma, la rivalidad de ambas bandas sólo se daría a nivel publicitario y de popularidad. Dejando un legado vasto para las bandas que siguieron, forjando al Reino Unido como la fuente principal del Rock, dando una respuesta clara al dilema. The Beatles y The Rolling Stones.

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.