Parecería difícil la repetición de alguna melodía, sin embargo la inspiración muchas veces es vencida por la imitación; en todo caso ¿no está todo escrito?

 

El bagaje cultural y musical de cada interprete reluce en el contenido en sus composiciones. En la evolución del Rock, esas referencias son obligadas y muchas veces agradecidas, formando ramificaciones casi infinitas. Algunas veces, para en esa evolución, se retoma más de lo necesario. Cuando el segundo florecimiento sobrepasa al primero es seguro que una disputa emerja en el horizonte, aquí algunos de los casos más inesperados:

 

Johnny Cash con Folsom Prision Blues

A principio de los 50, el nativo de Arkansas, J.R. Cash estuvo en Alemania al servicio de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Ahí compuso los que a la postre serían sus primeros sencillos. Siendo Folsom Prision Blues el segundo de ellos, y el más exitoso de todos. La canción catapultaría a Johnny al estrellato del Rock & Roll. Antes de su publicación él tendría un conflicto moral, ésta era una referencia directa a una vieja grabación de Gordon Jenkins, interpretada por Beverly Mahr, que Johnny había escuchado en su días como militar. La similitud era obvia. Cash sólo había cambiado la letra manteniendo la misma melodía y armonía. Sin embargo Sam Phillips (dueño de los míticos Sun Studios y productor de J.R.) lo tranquilizaría al asegurarle que no tendría problema alguno, lo cual fue cierto por unos quince años.

A la postre Jenkins demandaría a Cash por el plagio de su Crescent City Blues y obtendría una jugosa retribución por ello. El hombre de negro no había caminado por la línea.

 

Led Zeppelin y Stairway To Heaven

Los famosos ingleses, más allá de su grandioso aporte al Hard Rock, lidiarían en muchos frentes por los derechos de autor de sus composiciones. Demostrando la finísima diferencia entre una influencia o inspiración y una llana copia. En su historia existirían controversias arregladas dentro y fuera de las cortes. Bring It On Home y sus marcadas similitudes con la composición homónima de Willie Dixon. Whole Lotta Love y su similar letra con You Need Love del mismo Dixon.

El caso más insospechado se daría en la introducción de su canción más representativa Stairway To Heaven. Misma que guarda un parecido evidente en su progresión con Taurus, de los psicodélicos californianos Spirit. Lo más sospechoso (y principal argumento de la banda afectada) es la cercanía de ambos grupos a finales de los 60. Ambos tocaron en varios conciertos juntos, teniendo acceso a tal composición de primera mano y siendo utilizada para evolucionar su épica obra de su cuarto esfuerzo. La cantidad de disputas legales de Led Zeppelin no sería problema para su trascendencia en el rock. La perfecta ejemplificación de las palabras de Picasso El artista mediocre copia, el genio roba.

 

Oasis en Shakermaker

Los hermanos más famosos de Manchester se encargarían de revitalizar la escena británica en el Rock mundial a mediados de los 90. Noel y Liam Gallagher con su banda Oasis presentarían un fenomenal debut que retomaba aspectos muy representativos de la música y cultura de su país. Pero en esa mezcla de referencias e influencias, una traspasaría los límites de la legalidad con Shakermaker. The New Seekers, una banda vocal de Australia, habían gozado de cierta fama en los 70 dentro del Reino Unido con I’d Like to Teach the World to Sing (In Perfect Harmony). Un jingle de Coca Cola que más allá de compartir las primeras palabras con el tema de Oasis, también compartía la melodía principal.

El resultado obvio de esta situación sería la retribución financiera de los ingleses a los australianos por infringir con su autoría. Sin embargo esto no impediría la ascensión de los Gallagher a la cúspide de la industria. Ni el uso de melodías ajenas a su autoría en futuras canciones (Whatever).

 

Estos tres ejemplos son una ínfima muestra de las pugnas entre autores. La lista es amplia e incluye nombres tan ilustres como The Beatles, Rolling Stones, Bob Dylan o The Beach Boys. Algunas veces justificadas otras no tanto, pero aquellas que sobresalen siempre se apegan a la regla Picasso, que convenientemente está basada en la máxima de Oscar Wilde El talentoso toma prestado, pero el genio roba.

 

 

Para conocer las historias detrás del Rock, escucha Delorean todos los miércoles de 21:00 a 23:00 horas.